martes, 13 de noviembre de 2012

Estatura


 
Lo confieso, tengo complejo de bajito.

Creo que se debe a mi baja estatura. 

Mido 1,72.

1,70, rebate la pérfida de mi mujer. Y, en estas lides, 2 centímetros no es asunto baladí. Si, por ejemplo, midiera 1,75, no sería bajito ni tendría complejo alguno.

¿Importa la estatura en el hombre? Sin duda. Montaigne lo explicaba con su genial pluma:


"Allí dónde reside la pequeñez, ni la anchura y curvatura de la frente, ni la claridad y suavidad de los ojos, ni la moderada forma de la nariz, ni la pequeñez de orejas y boca, ni la regularidad y blancura de los dientes, ni la suave espesura de una barba del color de la cáscara de una castaña, ni el cabello ahuecado, ni la redondez armoniosa de la cabeza, ni la frescura del color, ni el aspecto agradable del rostro, ni un cuerpo sin malos olores, ni una adecuada proporción de los miembros pueden hacer guapo a un hombre"


No piense el lector que una absurda paranoia se ha apoderado de mí; hay datos empíricos que reafirman la importancia de la estatura varonil. Resulta llamativo que, en los EEUU, los niveles más altos de las empresas los copen, en una proporción sorprendente, varones cuya estatura supera el 1,83. ¿Cómo se explica este dato, si la estatura media para los varones norteamericanos es de 1,76? Digo más: de entre los 43 presidentes de la historia de los EEUU, sólo 5 eran bajitos. No puede ser una casualidad. El último presidente "bajito" fue William McKinley, a finales del XIX, y medía 1,70.

La mayoría de las mujeres consideran más atractivos a los hombres altos. Esto es un hecho incuestionable ¿Por qué?

Científicos de la universidad de Utah, dirigidos por el biólogo David Carrier, descubrieron que los varones golpean con más fuerza cuando tienen los dos pies asentados en el suelo, y que golpear hacia abajo aumenta la fuerza del impacto. Es decir, en un combate el hombre alto lleva ventaja. Esto significa que un hombre alto tiene más posibilidades de salir ganador tras una pelea, y, por consiguiente, es más capaz de proteger a su hembra y descendencia. Esta ventaja evolutiva las mujeres la perciben de manera inconsciente, y por supuesto no tiene sentido práctico hoy en día. Pero, del mismo modo que una situación económica desahogada hace más atractivo a un hombre, su fuerza física y la salud que manifiestan sus genes también juegan a su favor.


Insisto en que es una cuestión del subconsciente, una ventaja atávica que las hembras valoran desde el brumoso mundo de los instintos y las emociones. Los machos volvemos la mirada ante una hembra dotada de unas curvas prominentes. Esto es así porque un pecho y unas caderas amplias denotan una mejor disposición fisiológica a la hora de dar a luz. Es un razonamiento simple, pero no simplista. Somos, en última instancia, animales, y por ello querer analizar esta cuestión desde una perspectiva axiológica resulta absurdo ¿Acaso afirmo que la mujer se siente atraída hacia un hombre violentó? Claro qué no. Pero la necesidad de protección, como el sexo, está arraigada en nuestro cerebro emocional, y condiciona nuestras decisiones de manera significativa.

En realidad, es sencillo: si eres alto, los otros hombres te respetan, y te sientes deseado. Todo ello refuerza la confianza en ti mismo, un pilar fundamental sobre el que se asienta la posibilidad del éxito.

La estatura de un individuo se debe a múltiples factores, pero hay dos que juegan un rol fundamental: la alimentación (en España la talla media ha subido 7 cm los últimos 40 años) y, por encima de todo, el fenotipo; la adaptación al ambiente. Un esquimal será muy bajo y más bien regordete: la esfera es la figura que mejor conserva el calor corporal. Un africano de la sabana será alto y delgado, para así poder disipar mejor el calor sofocante.

 
Quizás tenga la curiosidad de consultar la talla promedio de su país. Pulse en este link:


Me ha llamado la atención, por ejemplo, que la talla media de los españoles sea superior a la de los norteamericanos. Dudo que el dato sea correcto.

En definitiva; la estatura es asunto que importa, pero conviene tomársela con cierta distancia. Mi esposa mide cerca de 1,80, y no tuvo reparos en elegirme como pareja (siempre me dio la impresión de que es la mujer la que elige). Además, siempre puedo consolarme con un dato asombroso que leí recientemente: la atracción gravitatoria de la Luna  no sólo tiene efectos sobre los océanos y las mareas; la tierra firme puede elevarse hasta 20 centímetros. Es un consuelo saber que, en algunos momentos del año, mi estatura (en relación con el centro de la Tierra) asciende hasta el metro noventa.
 
 

Acabo como me gusta, con un asombro: Robert Wadlow fue el hombre más alto que haya existido jamás. Llegó a la asombrosa altura de 2,72. Desde su nacimiento, problemas con la glándula pituitaria le provocó un crecimiento continuo, que sólo acabó con su muerte. Siendo adolescente, ya medía 2,20. Un tropiezo en un desfile le provocó una herida en el tobillo, que al infectársele le causó la muerte. Era el año el 15 de julio de 1940, y tenía sólo 22 años.

Su ataúd medía 3 metros y pesaba media tonelada. Hicieron falta 12 hombres para portarlo.

Antonio Carrillo

3 comentarios:

  1. Mis comentarios Antonio :

    a) No es solo tu impresion, es un hecho : Es la mujer quien elige al hombre, no al revés.

    b) "Si eres alto, los otros hombres te respetan, y te sientes deseado. Todo ello refuerza la confianza en ti mismo". Pues eso en estas latitudes no es asi, ya sabemos todos gracias a los chismes de nuestras mujeres, que en los hombres altos se cumple la ley "L" , cuanto mas alto, mas corto su miembro.

    Yo tambien mido 1.725cm, si, con esos ultimos 5 milimetros incluidos che. Y asi y todo estoy debajo del promedio de Argentina segun ese enlace que mencionas, que es 1.7348cm.... que esta mas cerca del promedio italiano que del español (temas de inmigracion, vio?) Y los mas altos en Sudamerica.... quizas un tema alimentario en base a dieta mas ricas en proteinas (carne).

    Saludos.






    ResponderEliminar
  2. He de decir que es verdad, de hecho cuando veo a Thor (el actor de la pelíclua) lo que mas me gusta es lo alto y grande que es..jajajaja.Luego la realidad es que mi chico es de 1,75 y tambien estoy contenta...Saludos

    ResponderEliminar
  3. 'A mulher e a sardinha quer-se da pequenina' y 'Os homens não se medem aos palmos' son dos expressiones muy usadas en Portugal - un país de bajitos, sin duda. Wikipedia ni mismo hay conseguido medir à las mujeres portuguesas (o hay considerado los resultados irrelevantes?)

    Muy baijita, siempre encuentro consuelo en esto: para alcanzar algo alto, uso una silla; y si hay poco espacio, me acomodo mejor que los altos :-)

    Un tirano eterno, lo subconsciente...


    ResponderEliminar