viernes, 25 de noviembre de 2011

Fantasmas samurais.




En 1185 el emperador de Japón era un niño de siete años, llamado Antoku.

Era el líder de una familia llamada "Heike". Ese año, su flota se enfrentó contra la familia rival de los "Genji" en la batalla de DannoUra, en el mar del Japón. Sufrieron una derrota total. Antes de caer en manos del enemigo, el niño se suicidó arrojándose al agua, en brazos de su abuela. El resto de sus guerreros samurais lo acompañaron en el descenso a la muerte.



Sólo sobrevivieron 40 mujeres del clan Heike, que malvivieron como esclavas sexuales. Estas mujeres crearon un festival para conmemorar la batalla. Todos los años, el 24 de abril, sus descendientes acuden al templo de Akama, donde se encuentra el mausoleo del emperador Antoku, y realizan una ceremonia recordando al gran clan samurai Heike.

Pero algo extraño sucede en la costa de Shimonoseki, el lugar en el que se celebró la batalla. Encontramos un animal asombroso, una rareza exótica que no debería existir.

En el mar de Shimonoseki el cangrejo Heike tiene grabado en su caparazón el fiero rostro de un samurai.

Las fotos no dan lugar a interpretaciones: lo que vemos es, efectivamente, el rostro de un guerrero. ¿Cómo es posible?



La tradición cuenta que los fantasmas del emperador niño y sus guerreros deambulan por estos mares, sin encontrar la paz.

Podría ser. Sin embargo, Carl Sagan propone otra explicación a este enigma. Le recomiendo que no se pierda este video:




La selección artificial es un agente de cambio muy poderoso. Si en un principio una vaca producía la leche necesaria para alimentar a un ternero, unos 270 litros al año, hoy en día las mejores producen casi 8.000 litros. Lo mismo sucede con la gallinas, que han pasado de poner 15 huevos anuales a poner 320. 

Durante milenios hemos realizado una criba genética, eligiendo a los individuos más grandes y productivos. Poco tiene que ver una mazorca de maíz salvaje con otra genéticamente alterada. Si antes sólo había dos cosechas de arroz al año, en los últimos 100 años hemos conseguido variedades que maduran en sólo 120 días. Cultivamos frutos genéticamente inmunes a los hongos y que tardan más en madurar (El nombre del tomate RAF significa "Resistente Al Fusarium", un tipo de hongo).

En definitiva, hemos creado cientos de especies distintas, adaptadas a nuestros gustos y necesidades.

Y en el mar cercano a Shimonoseki, en Japón, hay un cangrejo que nos muestra la cara fantasmal de un guerrero milenario.




Antonio Carrillo

5 comentarios:

  1. Guau.... a mi lo que me asombra, Antonio, es tu capacidad de sorprendernos a los demas con tan variado temario semanal.... Una La selección artificial es un agente de cambio muy poderoso, en este caso, una seleccion artificial de articulos en la web. Salud!

    ResponderEliminar
  2. Digno de "es verdad aunque Ud. no lo crea" :-)

    ResponderEliminar
  3. De tantas ofertas para leer cada día, admito con mucho gusto que espero con ansia el envio de Antonio. Sé que me va a contar una historia sorprendente, tanto por los detalles como por su forma especial de narrarla. Gracias Antonio.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué barbaridad! Estoy apabullado. De verdad, muchas gracias. Espero seguir sorprendiéndote, Ana.
    Os estoy muy agradecido. De veras.

    ResponderEliminar